irving.es | Raíces
16775
page,page-id-16775,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-6.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

Raíces

Raices_irving_1
TRADICIÓN
1935
FUNDACIÓN
2001
1ª COSECHA
2004
EXPORTACIÓN
2015
Historia_irving_1
Historia

Las Bodegas Fernández Herrero son fruto de la dedicación e ilusión de sus fundadores, Rafael Fernández Sánchez y Luisa Herrero Portillo, así como del apoyo de sus seis hijos que se unieron con entusiasmo a este proyecto, participando en las diferentes tareas de gestión de la bodega.

El reencuentro con una tradición iniciada por sus bisabuelos (en 1935 la familia ya elaboraba más de 12.000 arrobas de vino tinto), hizo posible este proyecto, que comenzó en el año 2001 con la plantación de las primeras viñas en la comarca de Huéscar, cuna de las familias de Rafael y Luisa y marco incomparable para la elaboración y crianza del vino.

Basado en técnicas puramente artesanales donde prima la calidad del vino y el respeto al medioambiente, se elabora IRVING, un vino excelente, que representa la apuesta de la familia por producir un vino de altura, símbolo de lo mejor de su tierra y de sus tradiciones.

Así nacieron las Bodegas Fernández Herrero, creadas para elaborar vinos tintos de máxima calidad con un nuevo concepto de elaboración artesanal, crianza y comercialización del vino de calidad.

q
Filosofía

Las Bodegas Fernández Herrero son ante todo una empresa familiar, con vocación de excelencia en todo el proceso de cultivo, elaboración, crianza y comercialización del vino.

Las viñas se encuentran en una tierra excepcional por sus cualidades, por la altura donde se cultivan así como por la singularidad de un clima de fuertes contrastes  así como por estar en una zona única por la pureza de su atmósfera.

Las instalaciones de la bodega son modernas y de última generación. La familia, que participa activamente en todo el proceso, cuenta con un enólogo para la elaboración de los vinos.

Todo el proceso de elaboración de IRVING se fundamenta en los máximos estándares de calidad y excelencia en el producto, desde el cultivo de la vid, utilizando medios ecológicos y artesanales, hasta la recogida de la uva, seleccionando únicamente las de mayor calidad, la crianza en barrica y su envejecimiento en botella.

El máximo respeto por el medioambiente es una nota de identidad de IRVING.

Reseñas destacadas

Finca_El_Duque_irving_1
AL PIE DE LA SAGRA

La comarca de Huéscar, donde se elaboran los vinos IRVING, se encuentra al nordeste de la provincia de Granada, en una fértil llanura y abrigada por altas montañas, entre la que destaca majestuosamente el pico de La Sagra a más de 2.387 metros de altitud.

Es precisamente en la ladera de esta montaña solitaria  donde se enclava la finca El Duque, un lugar privilegiado para el cultivo de la vid y donde están situadas las Bodegas Fernández Herrero,  a más de 1400m de altitud; probablemente, la bodega que se encuentra a más altura  sobre el nivel del mar de España.

TradicionVino_Irving_2
TRADICIÓN VINÍCOLA

La tradición y cultura del cultivo de la vid y la elaboración de vino en Huéscar se remonta a siglos atrás. Ya en el catastro que realizó el Marqués de la Ensenada en 1752, por encargo del Rey Fernando VI, figuraban en Huéscar más de dos millones de cepas. Posteriormente, una epidemia de filoxera dio lugar a la pérdida de la mayoría de las viñas y a su sustitución por olivares.

Muchos años después, en el año 2001, se reorganiza el sector de la vid en la zona, lo que permite recuperar los antiguos viñedos dando lugar a una denominación de origen.

Viñedo_irving_1
SUELO Y CLIMA

Las variedades del suelo donde están localizados los viñedos varían entre calizo, magroso y arcilloso, cada uno con diferente permeabilidad.

El clima de la zona es Mediterráneo continental, caracterizado por inviernos fríos y largos con precipitaciones medias, y veranos calurosos, secos y soleados. Las nevadas  son frecuentes en las zonas altas montañosas, sobre todo en las laderas de La Sagra.

Los vientos de la sierra provocan, durante las noches de verano y otoño, un fuerte gradiente térmico que fortalece las cualidades del vino, su potencial aromático y su color. Por contraste, el calor diurno garantiza una perfecta maduración que aporta taninos suaves y redondas.

La diferente permeabilidad, unido a niveles medios pluviométricos y acusados cambios de temperatura, hacen de esta zona un marco incomparable para el cultivo de las variedades tintas Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Syrah y Merlot, con las que se elaboran los vinos IRVING.

Huescar-Irving_2
HUÉSCAR

Huéscar, declarada ciudad por el Rey – en el –, estuvo influenciada por la reconquista castellano-aragonesa y fue punto de encuentro de civilizaciones. En su núcleo urbano destaca la Colegiata de Santa María, de dimensiones catedralicias de estilo gótico-renacentista de principios del siglo XVI y declarada Monumento Nacional.

Huéscar es conocida también por dar nombre a uno de los títulos nobiliarios más importantes de España. Fue Don Fadrique de Toledo, primo hermano del Rey Fernando el Católico, y segundo Duque de Alba, quien tras participar en la Reconquista y capitulación del Reino de Granada, en 1492, fue agraciado con el Señorío y Ducado de Huéscar.

washington_irving_3
IRVING, EL ORIGEN DEL NOMBRE

La literatura, fuente de inspiración constante para la familia, llevó a buscar el nombre del vino en el célebre escritor norteamericano Washington Irving, que quedó fascinado por Granada.

Sus largas estancias en España le llevaron a conocer profundamente la historia y la literatura española y a identificarse de tal modo con su espíritu, que llegó a ser un hispanista de la más alta calidad, y seguramente el primero en la historia de su país. Fruto de su actividad como hispanista fue su aclamada obra ”Cuentos de la Alhambra” donde narra las más conocidas leyenda hispano-arábigas sobre el Castillo Rojo.